Cirugía estética facial

La apariencia y la imagen personal se encuentran entre los aspectos más importantes para muchas personas, y pueden influir incluso en la autoestima y la confianza. El rostro es una de las partes del cuerpo que más preocupación genera, por ello hay quienes apuestan por la cirugía estética facial.

Esto con el objetivo de corregir o mejorar distintos rasgos faciales, los cuales pueden ser de carácter estético, congénito o adquirido. Es decir, la cirugía estética facial, permite lograr la armonía total en el rostro, brinda a mujeres y hombres la oportunidad de tener una imagen que se ajusta a sus objetivos estéticos y les permite sentirse mejor con sí mismos.

En añadidura, la cirugía estética facial incluye varios procedimientos, los cuales dan respuesta a cada objetivo o necesidad. Por ejemplo, el lifting facial y cervical, la blefaroplastia, la otoplastia, la rinoplastia, el aumento de pómulos, la mentoplastia y bolas de Bichat.

Candidato ideal

Cuando se trata de la cirugía estética facial, los candidatos ideales son personas que cuenten con un adecuado estado de salud. En este sentido, no deben presentar patologías que puedan representar un riesgo durante la intervención o durante la recuperación. Es crucial que sea el especialista quien, tras la evaluación, indique si la cirugía estética facial es conveniente en cada caso.

Procedimiento de cirugía estética facial

Teniendo en cuenta que la cirugía estética facial incluye varios tipos de intervención, el procedimiento varía según el tipo de cirugía e implica pasos diferentes. Junto a esto, cada paciente puede tener necesidades distintas que exijan varias técnicas y, esto a su vez, hace que se utilice un tipo de anestesia diferente en cada caso.

Aunque es común que se utilice anestesia local y sedación endovenosa, con un protocolo de tipo ambulatorio. Es decir, no se hace imprescindible el proceso de hospitalización. En añadidura, el desarrollo de la cirugía estética facial no toma gran tiempo, los procedimientos suelen ser poco invasivos y no es usual que las incisiones dejen cicatrices.

Cabe destacar que el lifting facial tiene como objetivo modificar los volúmenes en el rostro, para mejorar los que se han caído y corregir arrugas y pliegues. Mientras que la blefaroplastia permite corregir las bolsas y el exceso de piel en los párpados, para hacer que la mirada no luzca cansada. 

En cuanto a la otoplastia, o cirugía estética de orejas, es un procedimiento para cambiar la forma, el tamaño y posición de las orejas.

La rinoplastia también forma parte de la cirugía estética, siendo uno de los procedimientos más solicitados. Permite optimizar el aspecto y forma de la nariz, mejorando tanto la estética como problemas funcionales.

El aumento de pómulos, también conocido como malarplastia, permite corregir la asimetría o carencia de proyección, para que luzcan armónicos y no generen el efecto de un rostro cansado.

No puede faltar la mentoplastia, que aumenta o reduce el tamaño del mentón para que luzca en adecuada proporción con el resto del cuerpo. Por último, las bolas de Bichat, o bichectomía, es una cirugía para su extracción de las mejillas. Esto con la intención de suavizar los rasgos del rostro, haciendo que luzca más delgado y definido.

Preoperatorio de cirugía estética facial

El preoperatorio de la cirugía estética facial incluye un proceso de evaluación, para determinar todas las condiciones de salud del paciente y los objetivos estéticos que requiere lograr. De esta manera, el especialista establece el procedimiento adecuado a seguir. En suma, es clave la realización de varios análisis clínicos y el médico puede indicar algunas acciones que garanticen el éxito de todo el procedimiento y la recuperación en cada caso. 

Posoperatorio de cirugía estética facial

El posoperatorio de la cirugía estética facial implica un conjunto de cuidados que dependen del procedimiento o cirugía realizada, aunque en la mayoría de casos, el reposo es de corta duración.

Ahora bien, si hay un síntoma común posterior a la cirugía estética facial, es el hinchazón pero disminuye progresivamente durante las semanas siguientes a la intervención. Es por ello que los resultados de la cirugía estética facial son visibles tras esas semanas.

Preguntas frecuentes

¿Los resultados de la blefaroplastia son permanentes?

Sí, los pacientes que se someten a la blefaroplastia pueden disfrutar de sus beneficios de forma permanente.

¿Es posible realizar actividad física después de una cirugía estética facial?

Tras la cirugía estética facial, es importante esperar entre cuatro y seis semanas para la práctica deportiva. Aunque en cada caso específico, lo mejor es seguir las recomendaciones del médico, es quien puede indicar el tiempo adecuado en cada caso.

¿Es conveniente utilizar gafas después de someterse a la rinoplastia?

No, lo más recomendable es esperar varias semanas para garantizar la adecuada recuperación. De lo contrario, se podría generar presión en la nariz, por ello siempre es preciso consultar con el médico especialista.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?